Definición: El programa de Municipio Seguro es aquel que mediante la participación activa de toda la población; niños, jóvenes, mujeres y hombres, iniciativas privadas y la sociedad civil organizada todos trabajando en coordinación con las alcaldías busca fortalecer la capacidad institucional de respuesta del municipio ante riesgos de seguridad ciudadana.

Objetivo General: Fortalecer la capacidad institucional de respuesta del municipio ante cualquier amenaza de la convivencia comunitaria, su desarrollo económico, social, cultural y urbanístico. Así como, desastres naturales abarcando la prevención y la mitigación de los mismos.

Objetivos Específicos:

Disponer la capacidad técnica necesaria para garantizar las respuestas oportunas que demande la población ante cualquier amenaza de la seguridad ciudadana. Incentivar la cultura preventiva de amenazas a la seguridad. Contribuir con los gobiernos locales para la recuperación de sus espacios públicos, utilización efectiva de sus áreas verdes, alumbrado público, reparación de las calles, aceras y su rotulación.  Incrementar las capacidades del gobierno local, tanto en la prevención como en la anticipación de las situaciones críticas asociadas a los desastres, favoreciendo la inversión pública en prevención y preparación a los desastres; y mejorando los planes de continuidad operacional de las alcaldías. Promover entre la población las medidas necesarias para prevenir, reducir y eliminar la vulnerabilidad asociada a los desastres, mediante la cooperación y vinculación de esfuerzos, talento, potencial y recursos.

Ámbito de acción.

Para desarrollar a plenitud el Programa de Municipio Seguro se evaluaran de manera permanente las debilidades y o amenazas de cada municipio conjuntamente con las alcaldías, valiéndose de estudios que vayan focalizados de manera especificas al tema de seguridad ciudadana, sus soluciones a corto, mediano y largo plazo. Generar las condiciones que nos permitan contar con municipios seguros, abarcando obras municipales que contribuyan efectivamente a reducir los riesgos ciudadanos y prevención de los delitos.

Finalmente buscar disminuir el uso de las declaratorias de emergencia y desastre, proponiendo que el uso intensivo de los fondos municipales creados a tales fines seas utilizados para mitigar y realizar acciones de prevención y previsión, además del uso de instrumentos de transferencia del riesgo.